unidos, incandescentes como antorchas

zahara but 2

Foto: Sara Garle

Llevan casi 20 años haciendo música, tocando en directo y creando, le pese a quien le pese, lo que podríamos considerar himnos generacionales. Amaral es uno de esos grupos que forma parte de nuestra historia musical y que lejos de etiquetas están en esto por y para la música. Llegan al Barclaycard Center con los deberes hechos a presentar Nocturnal, su último trabajo delante de un recinto que sabe a lo que viene, a disfrutar de un concierto de una calidad que pocos ofrecen. Hace ya tiempo que Eva y Juan llevan arriesgando en sus composiciones por una intensidad que necesita de una mayor atención que quizá sus primeros éxitos no requerían, y eso para que sea coherente se tiene que transmitir en los directos también. Fieles a ese espíritu que tiene su nuevo trabajo, los de Zaragoza trajeron un espectáculo sencillo pero lleno de la energía a la que nos tienen acostumbrados.

 

En un escenario sumergido en cuerpos celestes, transportaron al espectador a esa noche donde se desarrolla su último trabajo. Decidieron jugar una baza tan arriesgada como excitante, repartiendo la noche casi a la par entre sus últimos temas y algunos de los éxitos de su carrera, esos que ya les habían llevado a pisar varias veces el que fuera Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, algunos de ellos esta vez vestidos con un tinte nuevo, característico de ese nuevo lugar en el que se encuentran y que han venido a presentar orgullosos y sin dudas. Renunciar a otros éxitos pasados para defender su sonido actual es toda una aventura y un riesgo que Amaral culminó con éxito.

 

zahara but 2

Foto: Sara Garle

Anochece en el Barclaycard Center y da comienzo el concierto con la maravillosa Unas Veces Se Gana Y Otras Se Pierde que nos introduce en una noche que guarda sitio para sorpresas en formato acústico como fueron Marta, Sebas, Guille Y Los Demás o Laberintos, un tema que no estaba en el setlist y que añadieron por petición popular en redes. Si hubo algún momento en que vimos la luz, fue con Días De Verano que supuso un contraste perfecto a la oscuridad general del concierto que también nos dejaba momentos de éxtasis en canciones como Revolución, Lo Que Nos Mantiene Unidos y Cazador.

 

Amaral es una banda necesaria en la escena nacional, apuesta segura de música en directo, una de esas bandas que deberíamos ver al menos una vez en la vida, aunque en este caso siempre que hay una primera, acaba habiendo una segunda, una tercera… En vivo se ganan ese respeto que muchos han querido quitarles y que sin embargo es el que mantiene unidos a todos esos que una vez cantaron el blues de la generación perdida y que ahora creen que nadie nos recordará.

Texto: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

 

Amaral - 19.05.16 @ Barclaycard Centre

unidos, incandescentes como antorchas
Tagged on: