entrevista a amaral

Con la segunda parte de su gira a punto de comenzar Amaral nos sorprenden con una nueva edición de Nocturnal, su último trabajo, pero que el mismo Juan Aguirre reconoce que “realmente es un disco que no teníamos pensado ni grabar ni editar. Es fruto de la casualidad, de dejarnos un poco llevar por los acontecimientos. Nos proponen editarlo en Europa y se nos planteó la posibilidad de añadir algunos extras a la edición del disco europeo. Y un día charlando dijimos: ¿por qué no volver a grabar todas las canciones con un tono distinto, con guitarras acústicas, violines, pianos…?”. Y así nació Nocturnal Solar Sessions, una nueva visión de los últimos temas de la banda que deja patente la enorme versatilidad que poseen. Ahora toca retomar la gira, y cerrar esta etapa el 28 de octubre en el WiZink Center de Madrid.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

No es el primer disco que hacéis en este tono más desnudo, también hicisteis un disco acústico para la edición especial de Hacia Lo Salvaje, aunque Nocturnal Solar Sessions, es desnudo pero no cien por cien acústico y tiene cierto gusto folk que probablemente no te esperas de algunas canciones en su versión original.

Eva: Sí. En Hacia Lo Salvaje lo que hicimos fue, a la vez que grabábamos el disco, al final de ese periodo de grabación con una guitarra decidimos volver a grabar todas las canciones, pero no había mucha más reflexión. Realmente esta vez no es sólo una guitarra acústica, sino que es toda la banda juntarse para tocar de una manera más minimalista las canciones, y sí que hay una evolución porque ha pasado un año desde que salió el disco hasta que decidimos grabar eso y han pasado todos los ensayos de la gira, los conciertos y todas las veces que hemos tocado las canciones incluso sin nadie delante, como un jugueteo, de risas… Todas esas cosas han hecho que surgiera este tipo de instrumentación.

 

Imagino que esta nueva edición es algo más que os ha dado Noctural. Con el tiempo uno hace balance de cada disco y supongo que esto es un extra que quizá con otro no se os hubiera pasado por la cabeza hacer.

Juan: Nos ha dado mucho más de lo que esperábamos, creo que es un disco que se va a recordar y que nos ha hecho tocar ante audiencias muy grandes y sobre todo, que nos ha abierto las puertas hacia el futuro. Nunca hemos sido un grupo de recrearse en lo que ya hicimos, ni somos una banda que se haya preocupado de cuánto va a vender un disco cuando lo estamos haciendo, pero lo cierto es que llevamos ya mucho tiempo en que los discos nos sorprenden a nosotros mismos y vemos que el riesgo que tomamos merece la pena porque al final son discos de trayectoria larga y la gente los va descubriendo poco a poco y al final, acaban siendo éxito, en el sentido verdadero del éxito…

Eva: En el de en que en la siguiente gira la gente las canta [risas]. Con el siguiente disco la gente te canta las del anterior como si fueran las del primero.

Juan: Sí… Yo recuerdo que hubo mucha gente que se sorprendió con la de Hacia Lo Salvaje y ahora cuando la tocamos es un subidón de energía. Y lo mismo ha pasado con otras canciones, no sé, Revolución por ejemplo al principio generó un poco de… no diría rechazo, pero como que no entraba en los medios, y al final ha acabado siendo una especie de canción-himno ¿no? Que se nos escapa un poco a nosotros porque no la escribimos con esa intención. Con Nocturnal está pasando un poco lo mismo.

 

¿Con Hacia Lo Salvaje puede que fuese un cambio de etapa? Dejabais de trabajar con una multinacional para crear vuestro sello propio, ¿notasteis cambios en la recepción en general?

Juan: No, realmente para nosotros no fue una etapa distinta. Yo no distinguiría las etapas del grupo por quién edita los discos o quien los distribuye. Por cómo llega la música a las tiendas no creo que sea una buena manera de diferenciar etapas. Creo que para mi empieza una etapa distinta con Pájaros En La Cabeza porque empezamos a usar otro tipo de texturas, empezamos a utilizar las guitarras de otra manera… Para mi en Nocturnal empieza una nueva etapa en el sentido de que empezamos a trabajar las bases rítmicas de otra forma. Yo no era capaz de ver esto recién publicado el disco pero ahora que ha pasado tiempo y lo ves con distancia, sí que creo que es el principio de una nueva etapa. El resto de temas, quien distribuye los discos y tal, es un tema anecdótico, no creo que tenga relevancia al hablar de la música, de hecho nosotros siempre hemos hecho los discos de la misma manera, una hoja en blanco que llenamos con las historias que realmente queremos contar.

 

 

Personalmente es un disco que me costó más de una vuelta y no fue hasta que lo escuché en directo que conseguí entender la magnitud de algunos de los temas. Creo que en esta gira apostáis por una energía diferente, más emocional e intensa, haciendo un concierto distinto, menos al uso.

Juan: Intentamos no hacer “un concierto más” nunca. Para nosotros un directo tiene que tener algo como de catarsis, como de liberación emocional… En el fondo lo que intentamos es que la gente que viene a vernos durante cerca de tres horas salgan un poco más felices de como han entrado, todo se reduce a eso, cualquiera que haga algo para la gente, contando algo triste o alegre, lo que intenta es que esa persona reciba algo positivo. Y es lo que intentamos, nunca vamos a hacer “un concierto más” por hacerlo, de hecho hemos rechazado tocar en sitios donde no nos sentíamos a gusto y de poner nuestra música al servicio de cosas que pensamos que la desnaturalizan independientemente de la propuesta económica. Nos gusta reírnos de nosotros mismos pero creo que al público le debemos algo porque son los que han hecho que el proyecto nos superase.

 

Otra de las cosas que os ha regalado este Nocturnal ha sido la posibilidad de tocar con la Banda Sinfónica Municipal de Madrid. ¿Cómo fue la experiencia de aquel concierto de reyes?

Eva: Fue una experiencia increíble, por ver cómo viven la música desde otro ángulo. Fue increíble, hicimos muy pocos ensayos porque claro con las navidades de por medio y éramos mucha gente, o sea, quedar para ensayar era… [risas] pero ya desde los ensayos fue increíble. Había algunos en los que venía familia de los músicos a escucharlos y fue muy bonito, se veían varias generaciones de músicos.

 

Impondrá eso de girarte y no ver a los cinco o seis habituales sobre el escenario, sino a una banda sinfónica completa.

Eva: Sí, y la sensación de que la música no sale canalizada a través de unos monitores, sino que está flotando y envolviéndote, que será también la sensación que tendría el público en el teatro.

Juan: La cosa es que tocamos el día 5 con la Banda Sinfónica Municipal de Madrid en el Teatro  y el día 7 era nuestro primer concierto eléctrico del año en Logroño en el Festival Actual y yo pensaba que todas estas experiencias contribuyen a abrirte la mente, es un aprendizaje increíble el tocar con gente distinta. Son las mismas canciones, el mismo mensaje, pero la energía es diferente, y aunque nosotros hemos crecido en el lado eléctrico, lo otro es una experiencia increíble.

 

Creo que este tipo de experiencias, así como en este caso grabar un disco como Nocturnal Solar Sessions, lo que acaban por demostrar es la versatilidad de una banda.

Eva: Quizás a nosotros lo que más nos importa sean las canciones y la energía que transmiten, y para transmitirla no solamente son válidas las guitarras eléctricas, sino que se pueden transmitir de muchas maneras que a nosotros, pues nos mueven y nos tocan el corazoncito; las guitarras acústicas, las bases rítmicas… hay muchas maneras de transmitir una sensación.

 

¿Habrá cabida en el concierto de fin de gira del 28 de octubre en el Wizink Center para temas de Nocturnal según este último Solar Sessions?

Juan: Pues yo creo que sólo va a entrar La Niebla.

Eva: No sabemos muy bien cómo va a ir evolucionando a lo largo del verano. El hecho de incluir La Niebla lo queremos hacer ya, porque nos gusta mucho la versión solar, pero no sé si iremos incorporando alguna canción más en el repertorio.

 

 

Llegados a este punto de vuestra carrera, hacer el setlist de cada concierto debe ser una aventura.

Eva: Sí, y siempre hay alguien que te dice: “¡Y no tocasteis (no sé cual)!” [risas]. Eso pasa siempre, incluso desde el primer día.

Juan: Sí, pero hay tiempo para recordar todos los discos. La gira comenzará el 12 de mayo en el Mallorca Live Festival y acabará el 28 de octubre en Madrid en el Wizink Center, y lo que suene en esos conciertos va a ser el aquí y el ahora, creo que le debemos al público el hecho de no mirar al pasado. También está el hecho de que nosotros no entendemos la música de manera competitiva, ni nos interesan las listas de ventas, nunca nos hemos preocupado de esos temas, pero sí que competimos contra lo que ya hemos hecho, y tenemos un poco la deuda con la gente que nos sigue de que lo que les ofrezcamos sea nuevo, no creemos en la repetición porque sí. Es la actitud de la banda.

Eva: De todos formas nos parece muy interesante después de El Comienzo Del Big Bang, a los años, volver a grabar un directo porque tal y como decías, la verdad que es muy difícil capturar la emoción que tiene un directo en un disco de estudio, así que nos parece muy interesante que haya una aproximación desde el escenario y con el público formando parte del sonido y del visual del disco. Y puede ser curioso ver la evolución de la banda de ese disco frente al anterior.

 

Totalmente. Hay que recordar que el concierto del 28 de octubre en el WiZink Center lo grabaréis, no sé si eso a nivel personal crea algo más de nervios…

Eva: Por supuesto [risas]. Además no es el típico que grabes toda la gira y pones la canción que mejor haya salido en cada sitio, no, nos la jugamos a una carta. Así que sí, tiene que salir muy bien. Pero bueno, también los errores forman parte de la vida y son divertidos.

 

La pregunta conflictiva: ¿hay alguna canción de esas que todo el mundo pide pero que vosotros ahora mismo no queráis tocar?

Juan: Pues la verdad es que no, no nos ha pasado. De hecho vamos a recuperar para este tramo de la gira Marta, Sebas, Guille Y Los Demás y vamos a hacer una versión nueva y potente. Es una canción que llevábamos sin tocar un par de giras. Un día nos pasó algo curioso, estábamos a punto de tocar en un concierto bastante multitudinario en el Granada Sound y yo estaba bastante nervioso por cosas ajenas a la música en sí, y recuerdo que para evitar poner nerviosos a los demás me fui un poco al flanco del escenario donde están mis guitarras y me puse a tocar con los cascos para meterme un poco en mi mundo, y en ese momento oí a la gente cantar y pensaba que era enfrente del otro escenario y pensaba: “joer qué cerca suenan”. Y cuando me quité los cascos me di cuenta de que realmente eran un montón de gente esperando a que saliéramos cantando Marta, Sebas, Guille Y Los Demás, y eso de repente me recordó a cómo fue escrita, al momento en que la escribimos y a las cosas que hablaban de nuestros barrios en Zaragoza y de pronto le dije a Eva que estaría bien hacer una versión y recuperarla, y a ella le pareció bien. Creo que es una canción que habla de cosas que hasta entonces yo no las había oído. En aquel entonces había gente de la prensa que les extrañaba que hablásemos de gente que echan del trabajo y que se queda en el paro, pero en el fondo era lo que les estaba pasando a muchos amigos nuestros y lo que nos podía haber pasado a nosotros de no habernos dedicado a tocar. Creo que vamos a recuperar también Tardes cantada por Eva que siempre me ha gustado mucho más que cantada por mi y…

Eva: … y ¡bueno ya veremos! Ya veremos lo que recuperamos…

Juan: Y de las actuales, de Noctural, hay algunas que han crecido porque el disco salió hace meses y las hemos tocado muchas veces y obviamente algunas han crecido un montón.

 

 

Será inevitable al fin y al cabo que evolucionen, eso también hace que vosotros os mantengáis vivos como banda, que con el tiempo y la experiencia el sonido en los directos acabe evolucionando y viajando a diferentes lugares de los que fueron con el disco, que no deja de ser simplemente una referencia.

Eva: Es que aunque no quieras hacerlo de otra manera, siempre hay pequeños cambios que noche tras noche se van quedando, y cuando empieza la gira una canción es de una manera y cuando acaba es de otra y no te has dado ni cuenta.

 

¿Sigue imponiendo eso de subirse al escenario de sitios como el WiZink Center o está superado?

Juan: Nos ponemos nerviosos siempre que salimos a tocar en cualquier sitio.

Eva: Sí, sí, pero en el WiZink Center y en cualquier garito con diez personas. Yo me pongo nerviosísima siempre. Que no nos impide disfrutarlo ¿eh?

Juan: Hay un línea fina entre los nervios y el subidón de adrenalina de la sensación de escuchar a la banda sonar que creo que eso nos va a pasar siempre.

Eva: Debe ser increíble subirse al escenario con tranquilidad y afrontarlo todo con serenidad y sin de repente ofuscarse en un momento dado… Debe ser una sensación única pero bueno yo no la he vivido jamás [risas]. Me acuerdo que canté con Anni B Sweet en Joy Eslava y la vi ahí toda nerviosa y me decía: “claro porque a ti ya se te habrán pasado todos los nervios” y le dije: “no hija no, esto va a seguir así, esto es así toda la vida, vete preparando” [risas].

 

Creo que al final eso es síntoma de respeto por el público, de no ofrecer algo que esté a la altura de la gente que ha pagado una entrada para veros.

Eva: Claro, es un poco ese miedo. En el fondo todos los artistas somos superinseguros. Somos muy inseguros pero “zasca”, te pones delante de un montón de gente a hacer cosas y es un shock. Se pasan muchos nervios lo que pasa es que te puede el enganche que tiene ese momento de comunión con el público, es que es algo muy fuerte.

 

Nocturnal llegó en 2015, Nocturnal Solar Sessions en 2017, este mismo año acabáis la gira… ¿Tenéis la cabeza puesta ya en lo próximo?

Juan: Sí, estamos con canciones nuevas, Eva me ha enseñado algunas cosas y yo he hecho otras con ellas y viceversa, yo le he enseñado algunas ideas y estamos ahí viéndolas. Vamos a estar trabajando en las canciones nuevas y estamos bastante ilusionados con ellas.

 

¿Sois conscientes de que el año que viene cumplís veinte años en esto de la música, digamos, oficialmente?

Eva: Ya, ya… Llevamos más, son veinte años de la edición del primer disco.

Juan: Llevamos más porque empezamos a tocar siendo adolescentes y bueno como hay que poner el inicio en algún lugar, pues se pone en la edición del primer disco.

 

¿Tenéis pensado algo para el momento? Veinte años es un buen momento para celebrar.

Eva: Es un número muy redondito, pero es que no somos muy de mirar para atrás.

Juan: Realmente, lo que tenemos pensado es tener el disco nuevo lo antes posible.

Eva: Lo celebramos con el disco nuevo [risas].

Juan: Sí, es que ya te digo que las etapas las vamos marcando de otra forma, de alguna manera miras para atrás y recuerdas cuando vinimos a Madrid, cuando empezamos a tocar en el primer bar de la ciudad… Lo que tenemos es una sensación de agradecimiento grande a toda la gente que ha entendido nuestra manera de hacer canciones. No creo que si lo hubiésemos planeado nos hubiese salido así. Lo que hemos hecho tiene mucho que ver con la suerte y con habernos dejado llevar por la música.

 

Veinte años que han dado para hacer canciones que han sido, son y serán parte de la banda sonora de una generación. ¿Supone eso una presión extra de alguna manera?

Eva: Esto nos lo dicen mucho últimamente y es que… pienso que estáis “flipaos” [risas]. Míralos, pobrecillos, cómo les hemos engañado [risas]. No, la verdad que yo no siento ninguna presión porque no lo veo así.

 

Igual es más un comentario que generamos los medios que lo que realmente se vive desde dentro.

Juan: Nosotros desde luego, mira que tenemos buena relación con los medios más generalistas y con los más underground, siempre hemos agradecido la gente que se interesa por ver qué grabamos, pero tenemos una distancia con las opiniones y con esa especie de fervor. Y luego que para nosotros las canciones pues son otra cosa, porque nosotros recordamos como surgieron, entonces nosotros no las vemos como himnos, para nosotros al final son canciones.

Eva: Y en el fondo todas son canciones que las has escrito por algo, que hablan de algo tuyo que has vivido o que has visto, y hay canciones que las conoce todo el mundo y otras que se quedan más agazapadas en los discos y que no conoce tanta gente pero que dicen cosas muy importantes de tu vida y eso está muy bien.