entrevista a dinero

Reiniciar siempre es algo lento y costoso. Después de un conflictivo periodo con su anterior trabajo, regresan Dinero con un nuevo disco que supone una nueva evolución para la banda en todos los aspectos según cuenta Sean Marholm: “no sólo a nivel musical, ha habido cambios en la formación, en el management, en Warner también nos hemos movido de departamento”. <cero> nos devuelve a unos Dinero “súper ilusionados, hemos arrancado la gira y pondremos el broche final en el concierto de Madrid y más contentos no podíamos estar con un disco bajo el brazo del que estamos totalmente orgullosos”.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Hook Management

 

¿Cómo se afronta el momento de quedaros en la banda Ekain y tú y además tener por delante tantos cambios?

Con calma y positividad. Después de que Ove de Inlogic nos echara un cable para acabar la gira de DNR tuvimos que parar un poco, poner los pies en la tierra, pensar cuál iba a ser la dirección ahora con el nuevo management, trabajamos mano a mano con Warner y dijimos: “vamos a sacar un discazo tarde lo que tarde sin pensar en las limitaciones de trío, y luego ya si tenemos que formar una banda de tres, de cuatro, de diez o ser dos sólamente pues lo hacemos”. Esa libertad también ha dado mucha ilusión, una sensación de un nuevo arranque, no de renegar de lo anterior, pero sí de cerrar una etapa y arrancar una nueva.

 

¿Hay inevitablemente algo de miedo o se resuelve con la premisa de hacer siempre lo que realmente te convenza y estés orgulloso?

Siempre desde el primer disco ya hay una parte de ti que intenta encajar en un contexto musical y que tiene que abrazarse con otra que es la de hacer lo que te gusta. Siempre hemos sido capaces de encontrar ese equilibrio. Yo componiendo he cubierto mucho más de lo que se ha ido reflejando en Dinero, entonces en los discos hemos ido cogiendo la parte que aún no se había enseñado y la hemos lanzado. Siempre hemos arriesgado un poco con cada disco, no hemos repetido fórmula, con lo cual a la hora de hacer un nuevo cambio o tomar una nueva dirección pues teníamos más seguridad de que si nos habían acompañado los fans en los discos anteriores, esta vez no iba a ser menos. Y además creo que necesitábamos que un disco saliera mezclado y arreglado como queríamos nosotros.

 

A vosotros el cuerpo también os pedirá una renovación.

Sí, obviamente siempre se necesita una evolución pero es importante que sea lógica. Yo considero que por mucho cambio que haya en este disco, la evolución es hacia algo que se podía ver venir. Mientras no des un esquinazo muy brusco a tu público, a la gente que espera algo de ti, va a funcionar siempre. En el momento en el que estés dando un esquinazo es que casi tienes que cambiar el nombre de la banda. Hay bandas que han sabido reinventarse muy bien a lo largo de la historia como Kings Of Leon o Radiohead, y otras que se han quedado en el intento por dar más esquinazo de lo esperado. No intentan mantener la esencia, que yo creo que es algo que nosotros sí que hemos conseguido. Siempre nos ha pasado lo mismo, tener un poco de miedo y luego darnos cuenta de que el cambio no era para tanto, entonces con este disco ya vamos un poco más tranquilos. También el miedo al cambio lo perdimos un poco con DNR porque fue un disco que hicimos un poco en plan “morir matando”, en la época más dura de la banda, la más oscura a nivel de satisfacción personal, con la gente que trabajábamos, la frustración con la industria, la música en general… Antes de que no podamos hacer más discos vamos a hacer lo que nos de la gana y decir que por lo menos en un disco hicimos lo que nos dio la gana. Salió tan bien que ya se han perdido todos los miedos y queríamos hacer un disco con el que estar satisfechos a todos los niveles. Yo además a nivel compositivo necesitaba no pensar en el trío a la hora de hacer una canción y luego ya nos buscaríamos la vida para llevarla al directo.

 

Seguir la naturaleza de la canción y no ponerle barreras.

Claro. Había llegado el momento en el que Dinero había agotado todas las herramientas compositivas del trío y había demostrado que en directo se podía defender. Armónicamente y compositivamente necesitaba irse a otro lado y de alguna forma al romper el trío original y saber que íbamos a contar con otros músicos, Ekain [Elorza] me soltó la correa que es el que acota todo mucho [risas] y me dejó hacer lo que me diera la gana y ya veríamos luego cómo hacíamos. Y al final pues ha salido un disco con muchos matices de electrónica, de sintes, de cuerdas… Pero siguen ganando las guitarras y el 80% sigue siendo guitarra, bajo y batería. El resto de arreglos son lo que han aportado una dinámica, una densidad que a lo mejor otros discos no habían tenido.

 

Sois un grupo partidario del reciclaje de canciones, retomar melodías que se quedasen en el tintero en otros momentos para retomarlas y cerrar una canción ahora con la experiencia adquirida.

Sí, porque desde el primer disco hemos cubierto bastante rango de canciones, rápidas, lentas, fuertes, suaves, luminosas, oscuras… De alguna forma de cincuenta canciones, a lo mejor diez o quince encajaban en el concepto que queríamos presentar como banda. Nuestra forma de descartar canciones no es porque sean mejores o peores, si no porque encajen en un contexto global de un disco. Hay muchas canciones que Ekain ha sido experto en recuperar, recordar canciones que grabé  y que a lo mejor en el momento no me hizo ni puñetero caso, pero ahora le parecía el momento de recuperarlas. Y puede ser buen momento este para hacer ese lavado interno porque de cara al décimo aniversario de la banda a lo mejor aprovechamos y sacamos un montón de cosas.

 

Poner en práctica cosas que hayas aprendido y que son a lo mejor lo que necesitaba ese tema.

Sí, por ejemplo El Día Del Cambio es una canción que se hizo una demo para Año Perro, se grabó pero no la terminamos, volvimos a cambiar la estructura e hicimos una demo para DNR, tampoco se terminó de grabar, y se volvió a hacer una demo para este disco y finalmente se ha grabado. Y todo porque no conseguía encontrar una melodía para la estrofa, el estribillo lo tenía desde 2012. Las canciones tienen su proceso, todo tiene su momento, igual que hay canciones que salen en diez minutos y se quedan así para siempre.

 

 

¿Alguna canción de <cero> se os ha encasquillado especialmente?

Pues fíjate que Una Noche Más que probablemente acabe siendo single, se nos encasquilló un poco porque fue de las primeras demos que grabamos. Estuvimos además con Santos y Fluren en Barcelona grabando esta canción pero todavía no tenía letra, la improvisé en el momento, pero se quedó floja… También vimos que además era de las más que más continuaba las estructuras anteriores con las que queríamos romper… Y luego estaba yo mezclando los temas del disco y de repente había una canción que no tenía muy claro cómo había quedado y me apreté las tuercas con la otra y acabé la letra y entró en su lugar. Ahora probablemente sea el tercer single y en la Joy grabaremos el clip de esa canción durante el concierto.

 

Imagino que con muchas ganas del concierto en la Joy.

Muchas ganas, llevamos bastante sin tocar en Madrid. De alguna manera además DNR se quedó sin presentación en Madrid, y hace tiempo que no hacemos un concierto de Dinero en Madrid en una sala grande y por fin presentando disco y repasando los anteriores ahora con la formación de cuatro que los temas han ganado un montón también. Va a ser un show que rozará la hora y cuarenta minutos para que nos de tiempo a repasar un montón de canciones de toda la discografía.

 

¿Lavaréis un poco la cara a los temas anteriores ahora que sois uno más en el escenario?

Sí, de hecho, la idea inicial era descargarme un poco a mi a nivel instrumental y lo que hemos hecho es que yo no me he descargado [risas] y hemos descubierto muchos matices revisitando los temas que si ya sonábamos grandes siendo tres, ahora han ganado en dinámica y han crecido muchísimo.

 

¿Notáis el crecimiento de Dinero en cuanto a público?

Sí. Estábamos un poco asustados porque desde DNR y con haberse quedado la gira a medias, aunque la recepción del público fue muy buena, teníamos miedo de habernos tomado demasiado tiempo para sacar el disco. Es verdad que hemos notado que al principio, cuando salió el disco estaba costando que la gente viniera a las salas pero aún así hemos conseguido superar el público que teníamos y además arrancamos por Andalucía que es una tierra dura para el rock. Pero ya hemos visto en los últimos fines de semana que la gente ya sabe que hemos vuelto. En los festivales también se nos podrá ver y estamos haciendo mucho hincapié en hacer un concierto distinto cuando vamos a un festival y cuando vamos a una sala para que la gente se lleve una experiencia diferente porque son cosas totalmente distintas.

 

¿Crees que, en general, cuesta más vender el rock mediáticamente?

Creo que un disco como DNR quizás era más complicado de colocar pero este disco es más accesible por lo mimado del sonido, el envoltorio, y la producción de las canciones puede ser más fácil de colocar en varios sitios. Afortunadamente tenemos a Radio3 detrás que queramos o no es el apoyo del rock, y luego está cambiando algo en la prensa, más que haber canales de radio o televisión, lo que hay son muchos programas y blogs que apoyan la música de forma incondicional y sin intentar separar los estilos.