entrevista a funambulista

Hace ya unos cuantos años que Diego Cantero llegó a Madrid con la esperanza de contar historias, sus historias, bajo el nombre de Funambulista recorriendo las pequeñas salas de música en vivo de la capital. Ahora, después de ir peleando escenario a escenario, presenta su álbum Dual, un trabajo donde repasa muchas de aquellas historias protagonistas de esas batallas sobre las tablas junto a las voces de algunos de los artistas más destacados de la escena nacional. Recién publicado consiguió hacerse con el número 1 en iTunes: “Para mí es algo nada habitual la verdad, estoy muy feliz, es un disco que viene de una ilusión de compartir con amigos y otros artistas que he escuchado por la radio en algún momento y que me han llegado, reunirlos y sobre todo tratar de compartir las historias que cuentan mis canciones”. Y esto parece que no ha hecho más que empezar, con el número uno en ventas han llegado tres conciertos en Joy Eslava, probablemente la pregunta que ahora le ronda a Diego Cantero es, ¿qué será lo próximo?

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

 

¿Ha sido idea tuya o ha sido una propuesta discográfica?

No, además al contrario porque precisamente este es mi primer disco con Sony Music y fue un poco mi condición, que fuera un disco de duetos. Se han portado estupendamente y me han dejado libertad, me han dado los contactos y he llamado y preguntado a la gente si quería participar.

 

Pudimos ver en vídeos de adelanto  que los que han colaborado están encantados contigo y te tienen en muy buena estima.

Eso parece [risas]. Lo que he descubierto es gente generosa, se suele decir bastante pero es cierto, cuanto más grandes son, cuanto más recorrido tienen, cuanto más han vivido, más humildes son, más sinceros y hacen más cosas porque sí, porque les apetece sin más.

 

Recorremos temas antiguos de Funambulista y 3 temas inéditos para este álbum, ¿cómo ha sido la selección de la persona a colaborar y en qué canción?

Ese ha sido el primer gran ejercicio que se hace al imaginar este disco, quedo con Tato Latorre, mi productor, y nos ponemos a escuchar las canciones; además juntos también hacemos canciones para otros artistas con lo cual tenemos ese olfato de saber qué le puede pegar a quién, y creo que nos salió bien porque todo el mundo aceptó el tema que le propusimos y dentro de las canciones no tuvimos que cambiar grandes cosas.

 

Al final es algo importante porque una colaboración puede parecer que se hace por gusto sin más pero para que la colaboración sea rica no solo tienen que ser dos artistas que que estén un poco de sintonía sino que además que la canción vaya con los dos artistas. En este disco habéis conseguido que cada canción suene lo más aproximado posible al estilo del que colabora.

Si además eso es lo que nos está pasando que nos lo dicen la de Orozco es muy Orozco, la de Dani Martín es muy Dani Martín, creo que hicimos muy bien ese ejercicio.

 

 

Algunas canciones incluso crecen mucho respecto de la versión original.

Se encuentran más crecidas las canciones, sobre todo las historias, porque cuando hay dos personas haciéndolo y encima son chico y chica en mis canciones que son sobre todo canciones básicamente de amor, en todo su esplendor [risas], pues parece que cobran un sentido mayor. Y lo que pasa es que son pedazos de cantantes, yo soy un tipo que canta porque compongo y canto, pero ellos son cantantes y yo me doy cuenta [risas], en este disco también he podido ver mis canciones desde fuera, son mis melodías, son mis letras, pero al no estar yo en todo me da un punto de objetividad que me permite ver cómo esas melodías las han transformado y las han dejado con sus dejes, yo creo que todo el mundo se ha llevado la canción a su lugar.

 

¿Se ha quedado alguna colaboración por hacer que por temas de agendas o simplemente que no se haya podido llevar a cabo?

Sí, ha quedado alguna simplemente por espacio del disco, iban 14 y ya eran bastantes [risas] y otras que tienen que ver más con lanzamientos de otros artistas, agendas y demás. De momento el siguiente disco espero que sea en solitario jajaja pero más adelante probablemente hagamos una segunda parte.

 

¿Tienes ya la cabeza puesta en lo que será lo nuevo de Funambulista?

Sí, yo soy muy obsesivo para eso, meses antes de que salga un disco estoy preocupado más que por la salida del actual por el siguiente, es como que esto ya parece que está solucionado pero ahora ya, ¿qué voy a hacer dentro de dos años? Los artistas somos dueños de un disco hasta que se publica, y es bonito que sea así, en realidad me gusta esa sensación. Desde el momento en el que sale, la gente escucha las canciones y las hace suyas y sobre todo entiende lo que quieren de esa canción y eso me gusta, le dan el valor que ellos quieren.

 

Es esa la finalidad de la música que cada uno sienta algo diferente escuchando la canción y no tenga por qué ser siempre lo mismo que por lo que la ha escrito el autor.

Por eso no me gusta explicar las canciones. Procuro que cada frase tenga una imagen asociada pero creo que esa imagen en la cabeza de cada uno es absolutamente distinta [risas].

 

De esa manera evitas que el oyente tengo un prejuicio a la hora de escuchar la canción.

Sí, pero sin embargo cuando voy al directo sí me gusta contar una historia que vaya hilvanando todas las canciones, a veces con más fantasía y poesía que realidad [risas] y otras al revés. Pero sí trato de resumir todas esas historias que tal vez me hayan ocurrido en años distintos para acordarme de cómo fue mi vida.

 

El proyecto Funambulista ha crecido bastante los últimos años, ¿cómo está viviendo Diego Cantero eso?

Lo notas en los conciertos, en el número de público, en las salas que cada vez son más grandes y se llenan con más facilidad. Esto es algo milagroso que lo digo y todavía no me lo creo. Lo digo, creo que con bastante sentido de la realidad, porque cuando uno ha ido pasito a pasito y ha metido un día 10 personas y luego 15, luego 100… creo que eres mucho más consciente de dónde estás.

 

No eres precisamente novato en esto de la música, pero ha llevado un tiempo que se te reconozca el trabajo bien hecho, ¿has tenido alguna vez esa sensación de preguntarte si merece la pena tanto esfuerzo?

No, como para dejarlo jamás, sí que llegó un momento en el que se estabilizó la cosa y estábamos haciendo pequeñas salas que me permitían vivir de la música y tocar y me parecía un plan perfecto para mi vida sinceramente, no había frustración ni mucho menos, era convencimiento y me gustaba, hay muchos compañeros en esa situación y son felices. Todo lo que llega además de eso, es alegría para el cuerpo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies