entrevista a kuve

Ha pasado ya bastante tiempo desde que descubriéramos a Kuve con su primer álbum. Ahora ha llegado el momento de descubrir una nueva etapa para la banda que capitanea Maryan Frutos. Llega Kuve 3.0 su nuevo trabajo donde podemos encontrar una evolución notable en los sonidos del grupo así como en la voz de Maryan que explora lugares fuera de su zona de confort. Ella admite que está “muy feliz, muy contenta y muy ilusionada con todo lo que viene en esta nueva etapa y creo que nos esperan cosas muy bonitas”. De momento, la acogida está siendo bastante positiva, pero ahora se acerca la prueba de fuego, los directos. Es el momento de defender en los escenarios Kuve 3.0.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

 

 

Imagino que habrá gusanillo por volver a las tablas…

Por supuesto. Es una nueva versión de Kuve y empiezo con energía renovadas, equipo nuevo, banda nueva, producción nueva, sonidos nuevos, nuevos elementos en el directo… tengo ganas de que explote ya.

 
Se nota bastante diferencia con lo que habíamos conocido de Kuve. Ya desde el diseño, pero se percibe incluso una cierta oscuridad en el sonido.  

Sí, en el disco en general el sonido es distinto. Sí que es verdad que en este disco también me he abierto mucho más y he contado muchas más cosas. Algunas autobiográficas y otras no, pero sí que el sonido es distinto. Pasa por muchos lugares, canciones más centradas en voz y teclado, que no lo había utilizado así tal cual hasta ahora, otros temas más ochenteros como En La Cumbre Choque que tiene unos sintetizadores muy ochentas; pero también hay temas más rockeros y potentes como La Conquista que abre el disco. Pasa por varios lugares y es como una especie de viaje, te vas encontrando con diferentes paisajes.

 

¿Cómo llegamos a ese nuevo sonido?

Ha sido todo un proceso, desde las maquetas entre Pepe Curioni y yo, nos metimos a trabajar los dos y cuando ya había hablado con Ramiro [Nieto] y con Martí [Perarnau] nos metimos a trabajar la preproducción con ellos en el local durante dos meses capturando cosas, perfilando canciones, y una vez que estaba todo claro nos metimos a grabar. Hemos hecho equipo, fuimos con una idea que desarrollamos hasta que llegamos al estudio. Hay canciones que han cambiado muchísimo y que no te puedes creer cómo eran antes y que desde mi punto de vista han ganado muchísimo. Ramiro y Martí tienen un gusto exquisito, han aportado mucho. Hay cosas que yo no me podía imaginar que sonaran en el disco.

 

 

Imagino que es muy necesaria la visión de terceras personas especialmente en procesos como este de cambio de sonido de un grupo.

Sí, yo me he dejado aconsejar mucho porque confío mucho en su criterio, ellos hacen un tándem que me gusta muchísimo y tengo a mi banda que también ha hecho magia en el estudio. Entre todos hemos hecho un equipo fantástico con el que lo he pasado genial.

 
Y ahora que ya está en la calle, la reacción de la gente al cambio ¿cómo ha sido?

Muy buena. La gente que había escuchado antes a Kuve me dice que ha escuchado un cambio pero para bien. Hay alguno que otro que… [risas] Pero la mayoría de la gente está reaccionando de forma positiva, y también estoy notando que mucha gente se está uniendo ahora con este lanzamiento y eso que aún no han visto los directos, que los estamos preparando muy bien porque ahí la gente viene a verte, te da una oportunidad y no te da más. Le pasa a todo el mundo, a mi también me pasa, si vas a ver a una banda y no te gusta, lo de repetir…

 

Esta nueva etapa comenzó con una brillante campaña de crowdfunding. ¿Había nervios?

Con la campaña tenía una incertidumbre… ¿Cuánto pido? ¿Y las recompensas? Y como soy un poco friki también hice lo de los Informativos Kuve y la gente reaccionó muy bien. En 24 horas teníamos casi el 70% de lo que habíamos pedido y en una semana estaba todo. Al principio lo pasas un poco mal por ver cómo va, por si nadie pone nada, y al final todo bien. No se me ocurre mejor manera para empezar una nueva etapa. Te hace muchísima ilusión cuando ves que la gente reacciona.

 
Te llena de orgullo. Pero también es un doble filo, la alegría de que confíen y la responsabilidad por si no les gusta lo que hagas. 

Sí, sí, eso también se te pasa por la cabeza, la gente va a ciegas, confía en tu proyecto y lo que tú estás haciendo pero sin saber nada, ellos ya lo han comprado, y gente que además ves que ha comprado recompensas caras. Piensas: a ver si no les gusta y te dicen que el disco lo tienen de adorno [risas]. Pero no, ha habido una respuesta muy buena y todo el mundo mandando fotos de su disco y las camisetas. A mi me ha hecho mucha ilusión porque ves que la gente se siente parte del proyecto que también es súper importante, al final, lo más importante. Es que si no fuera porque ellos han puesto su granito de arena… una banda emergente necesita ayuda en determinados momentos.

 

Comenzamos con El Pacto, luego llegó En La Cumbre, y ahora ¿vamos a por 3.0?

Sí, lo vamos a sacar de single porque creo que es un tema muy potente que no puede pasar desapercibido. Sacamos En La Cumbre que creo que representa bastante la novedad frente a lo anterior. Pero 3.0 tenía que salir en algún momento.

 
Parece un disco más complejo que el anterior y creo que incluso vocalmente hay un cambio muy notable.

Sí, es verdad, porque antes estaba como más cohibida. Es verdad que a nivel vocal yo también me he soltado mucho más, a todos los niveles, letras, voz… Quería que se descubriera que hay la posibilidad de una intensidad en la que puedo estar más abajo o más arriba en temas como La Conquista o en Cometas, Playas Desiertas, con la voz más rasgada.

 

¿Cómo están sonando los ensayos de los directos?

Tengo una sensación y una buena vibración… Antes Carlos y yo creábamos las canciones y después las llevábamos al estudio. Ahora, ha sido muy diferente así que a la hora de llevarlo al directo sonaba muy bien porque ellos mismos han grabado el disco, así que hay muchas ganas de sacarlo. Hay cambios en el directo y el que quiera que venga a comprobarlo, incluso a nivel estético estamos preparando cositas, hay una producción del directo. Creo que es importante que todo sea homogéneo y siga una estética como la del disco.