entrevista a pecker

Tenía miedo de que me dieran por todos lados, de empezar a recibir collejas y de pronto me di cuenta de que recibiría de todas formas y precisamente esa honestidad creo que es lo que me ha llevado a no recibir.

Después de haberse recorrido con éxito toda España con su último largo (Suite, Warner Music Spain, 2014), Raúl Usieto alias Pecker nos sorprende editando un vinilo de 7″ con versiones de cuatro canciones que representaron a España en el Festival de Eurovisión. Apenas se había lanzado este Perversiones cuando hablamos con él para saber más sobre esta aventura que ha resultado ser todo un acierto y que no podía llevar un título más adecuado. Confiesa que definitivamente está “completamente pervertido. Muy contento con este paréntesis en lo mío, en las canciones que escribo. Encantado porque la respuesta está siendo tan buena e inesperada que se te abren puertas que te llevan a sitios insospechados a los que con tus canciones quizá no llegarías”. Hasta donde llegará aún está por ver, pero desde luego siempre es bueno tener una nueva ración Pecker en nuestras vidas.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Gema Temprano

 

head_pecker

¿Cómo surge hacer estas versiones tan particulares?

Fue un encargo del Festival Periferias para su versión fake, me pidieron que hiciera un concierto con mis canciones y que por el medio haga cinco versiones de canciones que España presentó a Eurovisión. Lo más divertido y peligroso era que no elegiría yo las canciones que tocaría, las elegían los seguidores del festival y los míos. Hicimos una lista con todas las canciones que se presentaron y la gente votó. Lo curioso es que realmente al final salieron cinco canciones que son ENORMES. Cinco canciones del pop español de los 60-70, de los mejores momentos de Eurovisión. Como anécdota, la sexta que estuvo a punto de salir pero que por suerte no salió, fue El Chikichiki. La habría hecho, no sé qué habría pasado, pero la hubiera hecho.

 
Otra que se quedó fuera pero en la grabación del vinilo fue Vivo Cantando de Salomé.

Es un tema que me parece tremendo también pero me motivó menos la versión que hice, sólo la tocamos en el Festival Periferias, y sumado a que el formato 7 pulgadas sólo me permitía grabar cuatro, vi claro que era la que se tenía que quedar fuera.

 
¿IMG_1755Había alguna en la lista de canciones eurovisivas que te hubiera gustado que entrara en el ranking para versionar?

Tenía la fe y la esperanza de que saliera el La la la, porque como te decía para mí era la más importante y tuve miedo en algún momento de que se quedara fuera porque si no recuerdo mal se quedó la quinta. La más votada fue Yo Soy Aquel de Raphael que tiene sentido por lo de actualidad que está.

 
Además la versión es bastante digna.

Yo creo que sí, tenía miedo de que me dieran por todos lados, de empezar a recibir collejas, porque el tío está en un pedestal y claro con un tema así… De pronto me dí cuenta de que recibiría de todas formas (risas) y precisamente esa honestidad creo que es lo que me ha llevado a no recibir.

 

¿En qué momento decides hacer de esto algo más que una anécdota y sacarlo a la venta y además en vinilo?

Funcionó tan bien el experimento que decidimos incorporar alguna a la gira que estábamos haciendo. Vimos que la respuesta fue tan buena que pensamos en grabarlas. Luego la elección del formato, me pareció que era un buen homenaje publicarlo en el formato en que se publicaron las originales en aquel momento aunque sin olvidar el momento en que vivimos y se puede conseguir en plataformas digitales y al hacerte con el físico descargarlo también con un código.

 

La elección física es limitada.

Limitadísima, 200 copias y el día que salía a la venta ya estaba vendida la mitad de la tirada.

 

Tiene que ser emocionante que aunque no sea un trabajo particular tuyo, la gente siga respondiendo.

Claro, me han pasado dos anécdotas chulas. Una, un periodista me dijo que le parecía increíble cómo había cogido canciones que conocía todo el mundo de este país y conseguía que sonaran a mí, a Pecker. Y otra que un chico por redes me dijo que era un artistazo pero que con esto no podía, que pasaba. Y le dije que les diera una oportunidad, que no me había limitado a interpretar las canciones que las había intentado hacer mías y de hecho ya casi las siento mías. Y el tío al final lo aceptó y le gustó y la verdad que eso me alegra mucho.

 

Está bien que haya de todo, pero con una base, que se haya escuchado lo que se critica.

Yo intento estar lo más vacío posible de prejuicios aunque a veces es inevitable porque cada uno siempre tiene una historia pero lo importante creo que es darse ese tiempo, escucharlo y opinar después, si quieres lo pones verde, pero habiéndolo escuchado claro.

 

Además hay muchas de estas versiones que hasta que no descubres la melodía vocal no es tan sencillo identificar la canción que es. Eso es a fin de cuentas lo que realmente es una versión.

Sí, total. Pasa con la de Peret. La melodía está modificada y hace que se mueva todo el rato en el mismo sitio como la hacía Peret pero sin embargo hay algo extraño que la convierte en algo más misterioso que la original. Está “peckerizada” (risas).

 

¿Perspectivas perversas?

Lo más importante era sacarlo a la luz y que la gente respondiera, y a partir de ahí, lo que buscamos siempre, ir a tocar a las salas y a los festivales y cosas tan misteriosas como ir a Estados Unidos a hacer un acústico precisamente el día del festival de Eurovisión.

 

¿Eres eurovisivo?

No, para nada. Alguna vez he visto el festival de pequeño, recuerdo el momento de Operación Triunfo, pero nunca ha sido un tema que me haya interesado. Es cierto que el La La La de Massiel lo he tenido presente toda mi vida, me parecía muy luminoso, muy pop… Es una referencia precisamente porque siempre he sido muy fan de los “la la las”. Salvo eso, tenía Eurovisión más presente por las bromas de Martes y Trece (risas).

 

Creo que ahora el Festival es algo que está un poco más estigmatizado y que antes le interesaba a un público más amplio y global.

Sí, totalmente y creo que es algo que se nota en las canciones precisamente. Las canciones de aquella época, y no sólo las españolas, eran increíbles temazos (Serge Gainsbourg, Abba…) pero creo que luego se ha pervertido (risas). También ahora hay otros canales de exportar tu música, entonces parecía la única ventana de llevar la música a otros países.

 

IMG_1725rec2Hoy en día el que quiere, encuentra. Es cuestión de buscar más allá de lo que te cuenta el medio de turno de más fácil alcance.

Es que yo creo que hay dos tipos de oyentes, los activos y los pasivos. Los pasivos son los que se comen lo que el medio que elijan les da, y los activos bucean en internet, buscan aquello que les motiva…

 

Cómo va la cabeza de Pecker, ¿Nuevas canciones próximamente?

Ahora mismo no he tenido tiempo, siendo la primera autoedición que hago yo mismo, vendiéndolo todo yo por mi página web (pecker.es), a los puntos de venta físicos he llevado yo los discos, hacer los envíos… En cuanto se acabe toda la vorágine lo primero es hacer un vídeo que queremos hacer, quizá para estrenar más cerca del festival de Eurovisión y ya entre concierto y concierto buscar algún momento para escribir ya cosas nuevas.

 

La experiencia de editar y distribuir todo por tu cuenta, ¿cómo la valoras?

Super positiva, muy muy positiva. Además era un producto muy arriesgado pero creía que no lo iba a poder hacer de otra manera y que el día de salida se hubiera vendido la mitad, ya me parece un triunfo. Y no es que Warner, la compañía con la que trabajo, me dijera que no, sino que las cosas que me proponía, el acuerdo que me ofrecía, no me parecía interesante, y decidí, junto a María Tresaco que también forma parte del proyecto, llevarlo por nuestra cuenta.

 

¿Se suda más?

Sí, pero también es más emocionante, se viven las cosas de otra manera. Yo no sé cuántos discos se han vendido de mis anteriores trabajos, no tengo ni idea, y claro, es muy chulo poner un preorder, plantear unas expectativas, y ver como vas a alcanzarlas. Toda la parte de fabricar y distribuir que es de lo que se encargaba Warner en mi caso es la que ahora ves de otra manera. Sobre todo también ves la realidad de la industria discográfica.

 

Me da un poco de pena que se haga un disco para cubrir gastos.

Sí, es una pena aunque yo tengo asumido que el disco está prácticamente sólo para eso ya desde que saqué el segundo trabajo. Se hace un disco para generar noticia, generar interés, que los medios te llamen y que así te llamen salas, festivales y que puedas hacer conciertos que es con lo que verdaderamente vas a poder sobrevivir con la música.

13006691_10153658441089385_4180419405098377120_n