entrevista a random thinking

El álbum debut de Random Thinking llegó como un soplo de aire fresco desde Cádiz para contarnos que había dos hermanos que tenían muchas ganas de enseñarnos su pasión por la música de raíces sureñas con la etiqueta nacional. Ahora publican Right Here And Now, un segundo trabajo con el que dan un paso en firme en el camino sin perder su propia identidad.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Pedro Walter

 

 

Solemos decir que el primer disco es como una toma de contacto, enseñar cosas que se saben hacer pero experimentando y ya el segundo trabajo suele ser el comienzo de un camino más definido.

Aurora: El primero es un poco como… “a ver qué sale”.

Ángel: Había canciones que tenían mucho tiempo, había alguna canción nueva pero muchas muy antiguas. Sin embargo en este disco son todas más recientes y probablemente más autobiográficas.

Aurora: El segundo disco es como definirte ya, el primero era tocar muchos palos.

 

Del primer disco desde luego no os podréis quejar porque han pasado tres años del lanzamiento y quizá a más de uno le gustaría poder alargar tanto la vida de un disco. 

Aurora: Sí, la verdad que le tenemos mucho cariño al primer disco y la verdad que hemos estado tocando sin parar por muchos sitios de España desde salas pequeñitas a teatros o festivales más grandes.

Ángel: También nos ha permitido ir probando canciones nuevas que han acabado entrando en el segundo.

 

¿Genera algo de presión para ver si con el segundo se mantiene esa larga vida del disco?

Aurora: Cuando empiezas a hacer el disco sí que piensas que a ver si te lo tratan tan bien como al primero pero presión al estar haciendo un proyecto auto-gestionado, auto-producido… realmente la presión es la que nosotros nos queramos poner.

Ángel: Es más una “autopresión”.

 

Igual esa es la peor, la que nuestra cabeza impone.

Ángel: Yo creo que en mi caso la presión es más de no saber cuando acabar, dar tres mil vueltas a la canción y  todavía dar una más porque te parece que hay algo…

Aurora: Sí, eso por ejemplo con el primero no nos pasaba porque la grabación fueron tres días en directo, acabar y a casa, no había margen. En este disco hemos estado también pocos días y grabando casi todo en directo, pero si que lo hemos dilatado un poquito más porque a la hora de meter instrumentos nuevos ha habido que hacer más mezcla. Eso también te da más opciones de dormir un poco y ver si realmente ha funcionado lo que has hecho.

 

Repetís auto-producción ejecutiva y artística.

Aurora: Sí, aunque contamos con la asistencia artística de dos de los músicos, Peter Oteo y Alexis Hernández que nos ayudaron con estructuras, con determinados arreglos, con el carácter  en concreto de un par de canciones, pero en general, todo ha sido producido y mezclado por nosotros.

Ángel: Y la grabación ha sido hecha por Caco Refojo en PKO Estudios. Hemos grabado siempre con él. Entiende muy bien que aunque queramos llevar el disco hacia la eléctrica o determinados ambientes, siempre los instrumentos acústicos tienen que sonar muy vivos, muy presentes.

Aurora: Es especialista del sonido orgánico y para nosotros es lo adecuado.

 

¿Os planteáis en algún momento dejar la parte de la producción en otras manos?

Ángel: Siempre puede ser positivo pero también es un arma de doble filo.

Aurora: Hay que tener cuidado claro, porque en nuestro caso además, que el proyecto es tan nuestro, tratamos de tener mucho cuidado de que nadie nos lleve por donde no queremos, pero sí que es cierto que si casualmente das con un profesional que entiende de verdad el proyecto y que es realmente bueno, yo creo que puede aportar mucho.

Ángel: Se puede aprender mucho y se pueden sacar cosas que ni sabías que estaban ahí.

 

¿Habéis dejado fuera del nuevo disco mucho material?

Aurora: Es que claro, cuando grabamos el primer disco ya teníamos un archivo de canciones importante. Con este segundo sí hemos pensado que queríamos que fueran un poquito más coherentes entre todas.

Ángel: Es que además de todas las que se quedaron fuera del primero, también hemos seguido componiendo en el camino a este disco y al final han sido las que más se han abierto hueco.

Aurora: Nosotros somos músicos pero también somos autores, así que al final estamos todo el tiempo escribiendo.

Ángel: Hemos tenido una lista de espera curiosa sí… [risas]

 

El primer álbum quizá pecaba un poco de eso, de estar escuchando un tema y al cambiar al siguiente que pareciera de otro disco diferente, esa coherencia que buscabais y que creo que habéis conseguido en este álbum.

Aurora: Era un poco la idea. A la hora de coger las canciones del repertorio pensábamos en eso. Fuera se han quedado un montón, incluso ya maquetadas en el local.

 

¿Os gusta reciclar canciones o preferís quedaros con las que os van saliendo en los últimos momentos?

Aurora: Depende. Para mi tienen que ser las canciones a las que más cariño le tenga. Hay veces que determinada canción por narices la quieres tocar, no se sabe por qué. Otras sin embargo a lo mejor no eran nada para ti y cuando las empiezas a montar te gustan más y te sientes orgulloso.

Ángel: Las canciones están vivas. Sonaban de una manera hace un montón de años y ahora las coges y es otra cosa. Se vuelven incluso actuales aunque de primeras las hubieras descartado.

Aurora: Nos gusta reciclar, pero también componer para cada disco.

 

 

El álbum se presenta con el tema It’s A Long, Long Road. ¿Tuvisteis claro que sería esta canción la primera que descubriría el nuevo trabajo?

Aurora: Sí. Es un tema que hemos probado en directo mucho, era como la propinilla que dábamos en los conciertos.

Ángel: Y refleja un poco lo que es todo esto, esa carretera dura pero que sigues en ella para adelante.

Aurora: Eso es, ese “I ain’t stopping”, ese “no voy a parar” aunque todo sea difícil. Reunía un poco la temática del disco.

 

Una de mis favoritas es Quite Sickening por ese contraste entre lo dulce que canta Aurora y las barbaridades que está diciendo a la vez.

Aurora: [risas] Yo creo que es que el inglés me desinhibe. Yo soy una persona más bien tímida pero creo que vivimos en un mundo demasiado políticamente correcto, muy educado. Y a veces puede venir bien descargar ese hartazgo de algunas cosas o personas que tienes que comerte todos los días. Y esa canción pues… se la podría dedicar a mucha gente, pero vamos a dedicársela a la gente buena mejor, así en contraposición.

Ángel: Quite Sickening tenía un planteamiento como más agresivo, se planteaba de otra manera totalmente. Pero fuimos nosotros los que buscamos esa ironía.

 

Habéis apostado además por un diseño de disco bastante sencillo.

Aurora: Sí. El diseño es de Ian Ross, un diseñador británico. Contactamos por redes sociales y trabajamos con él. Ha diseñado entre otras, la portada del Tubular Bells de Mike Oldfield y ha sido muy bonito trabajar con él. Nos presentó varias ideas y nos gustó que fuera algo muy claro. Como te decía, el disco es como más visceral, más natural, y la idea de nosotros descalzos en un fondo claro con guitarras nos gustó mucho.

 
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies