entrevista a roger sincero & javier de torres

Probablemente sea uno de los discos más bonitos que nos va a dejar este 2016. Llega casi a finales de año y con la única pretensión de ser escuchado y disfrutado por cuanta más gente mejor. No es una referencia que sirva de excusa para una extensa gira de conciertos, Roger Sincero y Javier De Torres, lo tienen claro, aunque Javier admite que están “expectantes viendo las reacciones de la gente. Nosotros estamos felices con el resultado final  pero es importante que a la gente le guste, no sólo a nosotros mismos”. Este disco pone fin, al menos de momento, a una colaboración entre ambos artistas que cierra una estupenda trilogía. Was Your Tie Black? nos endulza los oídos con canciones protagonizadas vocalmente por mujeres. Una selección de voces que llegan para despertarnos todo un mapa de sensaciones.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Christian Gamdek / Javier de Torres

 
head_sinceroytorres1ok
 
Sincero & Torres¿En qué momento decidís apartaros vocalmente del disco y dárselo todo a mujeres?

Javier: Me encanta lo primero que hables de mujeres y no de voces femeninas. En qué momento no podríamos contestarte, son conversaciones normalmente en el Vicente Calderón en el descanso, el frío estimula la creatividad, a diferencia de lo que ocurre en el Bernabéu. Teníamos en los discos anteriores la experiencia de haber cedido las voces a alguna chica y el resultado era espléndido. No sabíamos si porque cantaba mejor o porque le habíamos dado la mejor canción y decidimos hacer el experimento y comprobarlo. Al mismo tiempo era una forma de cerrar una trilogía o colaboración despidiéndonos un poco a la francesa, sin cantar en nuestro propio disco.

 

¿Cómo es el proceso de escoger a esas mujeres?

Roger: Es un proceso, digamos variado. Comenzamos con una lista de posibles, que conocemos o personalmente o como cantantes que nos gusta y que creemos que pueden cantar como queremos. Buscábamos una voz de mujer que sea cálida, suave, que no haga muchos gorgoritos… Lo primero fue hacer una lista. Obviamente Isabel Urzáiz fue el primer nombre pero a partir de ahí surgen más. Luego de ahí el proceso por el que llegamos a cada una de ellas es completamente aleatorio y diferente. Te puedo contar por ejemplo que con Martina Gil, es la chica que más canciones canta porque fue nuestra conejillo de indias. Es una persona cercana a Javier que accedió a grabar las maquetas a piano y voz para sobre todo encontrarle el tono adecuado a voces de mujer.

Javier: También había chicas de las que conocíamos su trabajo y otras de las que sabíamos que cantaban bien pero que no se habían puesto nunca delante del micrófono para cantar. Mezclamos la experiencia con esa frescura que tienen las voces nuevas que es difícil de encontrar.

 

Nat SimmonsPersonalmente agradezco, como público, que no todo lo que haya en el disco sean voces reconocibles, que haya voces desconocidas y que ahora puedas descubrir algo nuevo.

Roger: Sí, nos lo dice mucha gente. Creo que llama más la atención que nos hayamos arriesgado a que canten canciones personas que probablemente no hubieran cantado nunca delante de un micrófono.

Javier: Son voces nuevas, frescas y jóvenes también por la edad. Tenemos a Martina Borrás en Barcelona con quince años, a Georgi [Gwatkin-Higson] que ha cantado en Sydney con dieciséis, a mi propia hija desde Madrid con diecisiete. No son voces maleadas, no tienen clichés, trampas o recursos típicos de cantantes, y eso yo creo que se agradece.

Roger: Georgi en Sydney es precisamente “the girl next door” de Michael Carpenter, que fue nuestra persona de contacto. Le llamamos para intentar encontrar un par de voces por allí y Michael nos propuso a una amiga, era una voz muy poderosa y no nos convencía, pero Javier que siempre lee entre líneas y ve lo que otros no ven, descubrió en ese vídeo a una chica tocando la guitarra, investigó su nombre y resultó que tenía una carrera y había sacado discos.

Javier: Martina Borrás de Barcelona fue un caso curioso. Roger me mandó un vídeo de Sidonie de la canción Un Día De Mierda fijándose en una chica y yo pensaba que me hablaba de otra y al final la que molaba es esta que canta dos o tres frases a capella. Es cuando luce el sol en ese videoclip. Tuvimos la suerte de que hacía algo de publicidad y cortos, tenía un representante y  pudimos acceder a ella, que a veces es difícil acceder a las personas. Fue también delicado el intentar asaltar a estrellas, que también nos lo planteamos. Y complicado también ha sido por los silencios de algunas de las chicas sobre las que disparamos, algunas tardaban en contestar y no lo han hecho, en algunos casos nos hemos quedado sin respuesta pero no pasa nada porque las que están lo hacen maravillosamente bien.

 

Alondra Bentley¿Y el proceso de escoger quién canta qué canción?

Roger: Al final te ves obligado a jugar con las voces que tienes y a partir de ahí tratar de imaginar cómo las cantarían y decidir cuál le va mejor a cada una. Yo creo que hay algunos casos en los que canción y chica, van de la mano desde el minuto uno; y en otros no, pero ellas nunca lo sabrán [risas].

Javier: Por ejemplo, When I First Came To London, tenía el nombre de Keira Knightley de entrada pero al final es que no llegamos a disparar sobre Keira, que además teníamos un contacto directo por un representante en España pero le pasamos esa y Andy And Myself a Alondra Bentley para que eligiera y quiso hacer las dos. Si Alondra nos decía que sí, pues bye bye Keira, ya nos conoceremos en otra ocasión.

 

 

Decíais que este disco pone un punto a este proyecto en colaboración, no sé si es un punto y seguido o punto y final. 

Javier: Pone un punto en principio final, pero como decía Luis Aragonés después de la derrota ante Chipre, que dijo que dimitiría después de la Eurocopa, no quiero ser prisionero de nuestras palabras. En principio es final porque cada uno tiene su carrera en solitario y está bien que las cosas tengan un principio y un final pero si dentro de un tiempo nos apetece hacer algo juntos, lo haremos.

Roger: Yo creo que es más fácil hablar de que es el final de la trilogía.

Javier: Esto es como las parejas, si lo dejas, lo dejas. Otra cosa es que luego puedas volver. De momento ponemos ese punto pero luego abierto queda.

 

Julia De TorresLlama la atención que es sobre todo un disco hecho para disfrute vuestro, no por la necesidad de luego hacer una gira y presentarlo en directo, sino por la necesidad de hacer música.

Roger: Exacto, hacemos música por la necesidad que tenemos de hacerla, es nuestra pasión, hay gente que le llama hobby pero creo que la palabra adecuada es pasión. Somos apasionados de la música. De escucharla, de leer sobre ella, de ir a conciertos, de comprarla… Si luego da la casualidad de que la puede escuchar más gente pues mejor, pero sobre todo por el hecho de disfrutar haciéndola. Como muchas veces dice Javier, de disfrutar el camino.

Javier: Sí, no mirar mucho atrás, en el camino tienes un breve momento para ver lo que has hecho pero rápidamente a otra cosa. El objetivo es disfrutar, en este caso cediendo la voz cantante.

 

No deja de sorprenderme, la mayoría de las bandas sacan el disco para poder girar después y hacer conciertos, pero es verdad que me he encontrado con otras en que el compositor y cantante me aseguraba que lo pasaba fatal en el escenario y que el proceso que le gustaba era el de composición y grabación.

Javier: Yo también soy mucho más de estudio que de directo, para mi el directo está sobrevalorado, ese encanto de lo efímero. Tiene su encanto pero la grabación es una maravilla, la grabación y la escucha sobrevive, es la selección de la mejor toma y lo suyo es que después el directo suene como el disco. Sobre esto se puede discutir mucho porque todos sabemos que las primeras apariciones de la música eran interpretaciones en directo antes de que se inventara el fonógrafo, pero su llegada creo que trastocó la forma de ver las cosas y donde disfruto es escribiendo y grabando.

Martina BorrásRoger: Ahora la tortilla ha dado muchas vueltas. La música empezó a grabarse para captar lo que se hacía en directo, pero luego en los estudios se hacían cosas incapaces de reproducirse en directo pero hoy la mayor parte de los casos es intentar hacer en directo lo que has grabado. Para mi muchas veces el directo no tiene mucho sentido. Cuando vas a un directo y cierras los ojos y es ponerse el disco… cada vez me parece más de plástico. La música se está enlatando demasiado.

Javier: Pero tú lo has visto bien en el sentido de que aquí sí hay una especie de reivindicación o acción de reclamar la importancia de la grabación, es un disco que no se puede repetir o que no se puede representar en directo. No hay nada en este disco de intento de discriminación positiva o acción afirmativa respecto del papel de la mujer en la música y en la sociedad en general, aunque es verdad que en los grupos hay menos chicas. En principio es un disco en que la finalidad es el disco, ponemos el énfasis en la grabación.

 

Hemos preguntado aquí varias veces a mujeres por esa minoría en número de mujeres frente a la abundancia de hombres en la música, y en concreto por algo que siempre me ha sorprendido, que parece que no existe mucha unidad o hermandad entre ellas…

Javier: No existe. Ni existe ni va a existir. En el mundo de la música somos todos francotiradores básicamente, no hay conciencia de clase y casi no hay lazos entre la gente que va haciendo música, algo sí, pero muy poco. Además es un mundo muy cabrón con mucho narcisismo, mucha vanidad y muchas puñaladas. Sí que hay muchas mujeres que están ahí y están haciendo muchas cosas pero de su lado creo que no hay tampoco un ánimo reivindicativo, ni creo que tenga sentido. Pretender hacer política social a través de la música creo que es una mierda y que no tiene mucho sentido.

 
end_sinceroytorres2ok