iseo – last night

Iseo_LastNightSu primer EP, Red Gardens, sonaba muy bien aunque pecara levemente de no tener las piezas del todo encajadas. Last Night posiciona a Iseo, por fin, en un camino que debe ser largo y fructífero. Es sin duda una de las propuestas más frescas e interesantes que tenemos ahora mismo en la escena nacional. Seis temas propios y una versión forman este trabajo que debería abrir las puertas que aún estén cerradas para Leire Villanueva, la pamplonica que se esconde detrás de este proyecto.

Es complicado etiquetar su sonido, y qué necesidad, este disco podría ser la banda sonora de esa noche de reunión en casa con amigos,  que termina cuando sale el sol y que te deja un gusto inolvidable.

Como cuando días después de aquella noche especial le cuentas al que no pudo venir lo que pasó.  De la manera más curiosa, íntima, personal e irremediablemente contagiosa comienza Last Night. Es uno de esos temas que te invade poco a poco y que te contagia su ritmo sin remedio. Leire ha conseguido llevar al estudio esa incertidumbre que crea en sus conciertos, en un público novato que mira curioso cómo ritmos aparentemente inconexos comienzan a crear un todo sencillamente perfecto.

Van llegando los invitados y comienza la cena. Fluyen las conversaciones propias y extrañas mientras suena Wicked Game, todo un clásico de Chris Isaak, al que Iseo se acerca creando, con toques de su propia personalidad sonora, una revisión llena de clase y elegancia.

Llega el momento álgido de la noche, Locks. Esa canción que hará que nos levantemos de las sillas, cojamos nuestra copa, empecemos a movernos y sin remedio nos dejemos llevar, dejemos que fluya la buena energía y nos olvidemos de los problemas, aunque sólo sea por esta noche.

Es el momento en que esa gente que hace tiempo que no veías regresa para contarte dónde se ha metido y lo bien que le va. Mientras, tú te refugias de vez en cuando en el sonido de Deep Voice, el corte del disco que nos recuerda disimuladamente que Leire ha estado coqueteando con el reggae en su proyecto paralelo Iseo&Dodosound.

Después, la calma, el reposo, respirar y ver aparecer los primeros rayos de sol. The Wave es el broche perfecto para esa noche que apenas existe ya, cuando los invitados se han ido marchando y te descubres solo en casa, con ese desconocido interesante que trajo alguno de tus amigos, y que por algún motivo decidió quedarse hasta el final. Como canta Iseo, ya no hay nada que puedas hacer, así que abres la botella y sirves vino para dos. Celebremos que la noche se hizo día con esos ritmos acústicos y calmados que cierran un disco que te deja la sensación de haber vivido algo inolvidable.

¡Qué noche la de aquel día! 

Carlos Fernández

iseo critica

iseo – last night
Tagged on: