Mad Cool Festival, this is my generation baby

head_madcool

Llega a Madrid la primera edición de un festival que nace para convertirse en un referente a nivel internacional y especialmente para ocupar un hueco inmenso y que ya eramos muchos los que deseábamos que se llenase. Mad Cool Festival nos trajo tres días repletos de música en directo, fotografía, diseño y en general muy buen ambiente que han puesto a Madrid, por fin, en el punto de mira cultural que merece.

 

Biffy Clyro

Biffy Clyro

No todo iba a ser un camino de rosas y la verdad es que a la primera jornada sobrevivimos de milagro. Y no por las habladurías de derrumbamiento previas al evento, sino porque llegado el día, aquello fue un absoluto caos donde parecía que nada salía bien y donde el sonido de los escenarios principales dejó bastante que desear en muchos momentos. Alguien no hizo los cálculos necesarios para darse cuenta de que entre treinta mil y cuarenta mil personas en el recinto necesitarían más servicios, menos tontería vip y más gente trabajando en barras y con información de donde encontrar cada cosa que se ofertaba. Y ya se sabe que cuando algo falla, empiezan a crecer enanos por doquier pero cierto es que la primera jornada fue la de los “no sé” y los míticos carteles de “to everything” que señalaban el todo y la nada al mismo tiempo.

 

Garbage

Garbage

Pero al César lo que es del César. Si algo hay que destacarle a la organización es sin duda el haber sabido recoger el aluvión de críticas y haber sabido reaccionar y hacer de esta cita lo que todos esperábamos. Las dos últimas jornadas, con muchos de los errores solucionados, fueron sin duda las que dejaron ver el festival al que queríamos asistir, un festival donde reine la tranquilidad y el disfrute de las horas al aire libre, donde todo sean facilidades y diversión para el público. Eso sí, en la zona de restauración (que fue todo un acierto encontrarla bien separada del área festiva) se necesita una barra más grande o una segunda barra y por supuesto más personal en cada una, lo de conseguir bebida fue una aventura en general. A destacar también todo el trabajo artístico que hizo que el evento luciera como lo hizo, desde luego la Caja Mágica, o más bien su aparcamiento, no se había visto tan bien vestido nunca. Colores vivos, césped artificial, escenarios grandes y espacio suficiente para disfrutarlos… Por un momento nos vimos trasladados a Hyde Park en Londres donde este tipo de festivales ya son costumbre.

 

Iseo

Iseo

Al cartel de bandas que pasaron por los focos del festival poco se le puede reprochar, disfrutamos de conciertos de enorme calidad y de nombres tanto consolidados como emergentes en los seis escenarios que componían la oferta musical del festival. A veces uno se plantea si no sería mejor reducir el número de escenarios y conciertos ampliando un día más el festival, o dejándolo tal cual, para evitar que nos perdamos tantas cosas interesantes a las mismas horas o teniendo que dejar algunos conciertos a medias para poder llegar a ver algo de otros. Es una historia compleja pero igual en este caso aquello de menos es más se pueda tener un poco en cuenta.

 

Stereophonics

Stereophonics

Al final lo que tocó fue hacer selección para no perdernos de más y no morir corriendo de escenario a escenario. optamos por algún que otro grupo internacional y por supuesto seguimos apostando por el producto patrio emergente. No pudimos dejar pasar la oportunidad de disfrutar del talento de Morgan, de Iseo y de la fuerza de Carmen Boza. Cenamos tranquilamente disfrutando mientras escuchábamos a clásicos como The Who y Neil Young. Nos vinimos arriba con los conciertos de Garbage, Stereophonics, Walk Off The Earth y Biffy Clyro. Y cerramos las jornadas (a horas un poco pasadas de vuelta espeialmente para el jueves) por todo lo alto con los directos de EditorsVetusta Morla, The Prodigy Die Antwoord. Aunque el verdadero cierre y fin de fiesta lo pusieron el sábado los incombustibles Two Door Cinema Club y Capital Cities.

 

Madrid tiene por fin el festival que necesitaba, que quería y especialmente que una ciudad como la nuestra se merecía. Un festival que se acabará convirtiendo en un referente internacional. Si todos esos nombres desfilaron por la capital en la primera edición, imaginad lo que puede estar por llegar. Mad Cool Festival, lima los detalles un poco, mima un poco más el contenido de cara al público, porque el resto lo tienes hecho. Ha llegado el festival de nuestra generación, bienvenido y larga vida al Mad Cool Festival.

 

Texto: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

Mad Cool Festival - 16/17/18 de Junio 2016

Mad Cool Festival, this is my generation baby
Tagged on:                 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies