mujeres en la música

La salvación de la música de la mujer está en la música que hacen las mujeres. El cambio está en nosotras.

Pensemos así de golpe y en frío, sin tiempo de reacción, en nombres de mujeres en la escena nacional que estén llenando salas de conciertos o teniendo una repercusión notable. Indudablemente algunos nombres nos vienen directos a la cabeza pero también está claro que no se acercan ni por asomo al número de nombres que aparecen si planteamos la pregunta sobre bandas del género opuesto. Aprovechando que hoy se celebre el día internacional de la mujer nos sentamos a hablar con tres de ellas para darle una vuelta a todo esto y es que nada mejor que la perspectiva de una mujer dentro del mundo de la música para echar un poco de luz sobre el tema. Hablamos con Itziar Baiza, Nadia Álvarez y María Blanco (Mäbu), tres mujeres con su propio proyecto musical que llenan las salas de conciertos de Madrid, sobre el papel de la mujer en la música actual.

Entrevista: Carlos Fernández
Fotos: Sara Garle

 

ReportajeMujer_7¿Cómo véis el papel de la mujer en la música actualmente?

María: El papel en la música en concreto es otra manera de exponer el arte desde el punto de vista femenino que tanto tiempo ha estado vetado. Por otra parte creo que sí que nos creemos que somos muy libres nosotras pero sí que es verdad que tenemos una herencia inconsciente que nos dice: “¿quién toca mejor los instrumentos? Los hombres ¿no?”. Es como esa sensación de que no estamos todavía al mismo nivel.

Nadia: Yo creo que la idea de que las mujeres hemos subido otro escalón más está ahí, está en el aire, pero ni nosotras, ni ellos, ni nadie, lo tiene todavía interiorizado. Está reconocido pero no se aplica.

Itziar: Es que han sido muchos años. Yo creo que a nivel de tiempo llevamos como cinco minutos ahí. Yo siento como que la mujer en muchísimos aspectos lleva cinco minutos, el hombre lleva millones de años siendo ellos los que tenían el poder para hacerlo todo y es que nos parece como algo muy lejano pero por ejemplo en realidad podemos votar desde hace nada. Yo a nivel musical sigo viendo que hay una distancia enorme entre ser hombre y mujer. A mí una de las cosas que más gracia me hace es que siempre te preguntan “Ah pero ¿tú escribes?” y nunca he escuchado a un compañero al que le pregunten eso.

Nadia: O “¿tú tocas?” A mí casi me resulta más chocante cuando te preguntan si tocas tú la guitarra también. Porque bueno escribir, esa es otra, suelen asociar a la mujer la ñoñez de las letras, “ah sí, escribes porque eres chica, eres ñoña, más sentimental…”

María: O de hecho nosotras mismas, vemos cosas en otras mujeres y decimos “es que toca como un hombre”. [Nadia e Itziar asienten] ¡Cómo que toca como un tío!

ReportajeMujer_13Itziar: Pero en la retina han sido tantos años viendo a hombres tocando… ¿Cuándo una mujer ha tenido libertad para ser músico?

María: Esa libertad yo creo que siempre ha existido lo que pasa es que no se ha reconocido y entonces no estaba igual de bien visto.

Itziar: Sí pero todo es como para la galería. Claro que habrá muchísimas mujeres que habrán tocado toda la vida pero no era algo que se mostrara de cara.

María: O sí se mostraba pero no se le daba tanto valor. Hay un reportaje que hizo TVE, Las Sin Sombrero, que es de las mujeres de la Generación del 27 que se llevaban súper bien con los autores míticos pero que no fueron reconocidas ni estudiadas como sus compañeros hombres de la época. Había un montón de artistas de diferentes ámbitos. Se reunían en los cafés con los poetas, se llevaban muy bien y de hecho colaboraban juntos y se habla muy poco de ellas, de un montón de artistas mujeres que estaban en esa corriente artística pero que no se destacan.

Nadia: Incluso se han editado libros con nombres de hombre que han sido escritos por mujeres.

Itziar: Uno de los últimos libros que he leído viene al pelo, es de Rosa Montero, La Ridícula Idea De No Volver A Verte, parece que es sobre cómo aceptar un duelo, cómo llevar una pérdida, una mujer que ha perdido a su marido, pero lo enlaza continuamente con la figura de Marie Curie, la científica. Es la única mujer que tiene dos premios Nobel pero el primero fue compartido con su marido y no se nombra nunca y quisieron quitarle el Nobel por volver a estar con otro científico. Por suerte no estamos en ese punto pero yo creo que hay como que demostrar más. Tú como mujer y como músico tienes que demostrar más por el simple hecho de serlo.

ReportajeMujer_10María: Yo creo que ya como que lo asimilo, ya pasará algo, habrá algún momento en el que sea algo verdaderamente natural el hecho de admirar a una mujer por lo que hace sin tener esa cosa de que “lo hace como un hombre”. Pero no siento que tenga que demostrar más, siento que es el problema de los demás. Por suerte yo creo que a nosotras ya se nos reconoce pero sigue habiendo esa cosa… Seguramente no estaríamos hablando de esto si no existiera ese problema.

Nadia: Es un proceso, lo que decíamos, si esto ha empezado hace veinte años, estamos en la salida, hasta llegar al final de la carrera todavía queda. No creo que sea necesario forzar la normalización de todo esto, sino simplemente hacerlo con naturalidad. Pero también incluso en tus círculos más cercanos es importante reconocerse, no puedes pretender cambiar a un tío si tú misma no te reconoces ese valor. Yo he visto músicas cojonudas que cada vez veo más y es llamativo pero es que cuantas más haya menos llamativo va a ser, creo que es un proceso que será natural. Yo creo que estamos ya en camino.

 

Viendo el ejemplo que ponía María de Las Sin Sombrero se me viene a la cabeza una pregunta viendo un poco el panorama mediático, ¿realmente sois pocas o de cara a los medios no se os reconoce?

Itziar: Yo creo que somos pocas y que se nos ve menos. No estamos a la par, no sé, vas a salas de ensayos y todo son chicos…

María: Y los carteles de festivales…

Itziar: Es que a nivel mediático es incomparable, es un 1%. En un festival no hay apenas grupos de chicas, bueno es que en general no hay apenas grupos de chicas pero es que no hay figuras femeninas como tal. Pero yo voy a la base, en los locales, todo son grupos de chicos que están empezando, que se cogen la guitarra y montan un grupo… Creo que eso es algo muy de chico aún.

María: Quizá sea también un poco el carácter de las mujeres. Salimos más en plan cantautoras, como que no necesito hacerme un grupo para salir y tocar en una sala, voy a aprender a tocar la guitarra yo sola en casa…

ReportajeMujer_6Nadia: Me pongo en situación, 16 años, quiero montar un grupo y hacer rock’n’roll o punk. Hablo con mis colegas pero no cuentan tanto conmigo por ser chica en lugar de chico. Quieren hacer un grupo y ¿a quién van a llamar antes a otro chico o a mí que soy chica?

Itziar: Yo en mis quince ya estaba viciada tocando pero es algo que según la sociedad la mujer no suele estar ahí, no hay muchos casos. Yo creo que ser chico y con esas edades incluso mola, y en el rollo de chica tú estás ahí como con tu pavo.

 

¿Quizá a esas edades, gracias a los estereotipos que nos ha ido creando la herencia social de otras épocas hay más colegueo y participación en grupo entre los hombres y más competencia entre las mujeres?

Itziar: Sí pero mira, yo también estoy muy en contra de eso.

María: Sí, está feo. Pero también está muy bien decir que estamos en contra y también es verdad que nosotras nos lo hemos ganado un poco. Somos asquerosamente envidiosas.

Itziar: Pues a mí ese discurso no me gusta porque me parece que va en contra nuestra. Ya bastantes cosas tenemos en contra como para encima eso…

María: Sí pero me parece más inteligente asumir que eso pasa e intentar en mi caso, que no me pase. Yo creo que los hombres son más camaradas y de “yo lo arreglo contigo con dos hostias” y las mujeres somos más… complicaditas, más celosas de lo nuestro. Hay grados, pero es un matiz que tiene la mujer. Y no estoy siendo machista. Principalmente, si nosotras tuviéramos algún tipo de ñoñería o de algo de eso no estaríamos aquí compartiendo un sofá y hablando de todo esto.

ReportajeMujer_9Itziar: No, si es algo que puede existir, todas podemos comentar casos de mujeres que no quieren tocar con otras mujeres por el riesgo a la comparación, que es algo que me parece absurdo. Pero pasa ¿eh? Pasa.

Nadia: está muy guay eso que has dicho de que lo primero que hay que hacer es reconocerlo…

María: Aunque a tí no te pase… ¡O sí pero no sabes reconocerlo! Porque es así, yo muchas veces me doy cuenta ya no de esto sino de muchas otras cosas que yo hago que de repente digo “hostia, estoy haciendo justo lo que estoy criticando”. Entonces yo creo que igual puede haber algo de eso. Hay algo de que no estamos tan acostumbradas a reunirnos tanto en grupo y a hermanarnos como lo hacen los hombres.

Nadia: Además también creo que es un poco el rol que tiene la mujer, porque precisamente yo me reconozco un poco en eso, incluso dentro de nuestro grupo hay como roles muy definidos, estamos las macarras y marimachos de toda la vida y luego las finolis que ¡cómo se van a poner a tocar la guitarra!

Itziar: Por eso digo que es algo que no se ve bien. Un tipo tocando siempre va a ser cool. Una tía tocando… con quince años no está en tu cabeza, tienes que estar en otras cosas. Pero pasa en muchos aspectos eso, hay cosas que están bien vistas para los chicos y otras para las chicas. A los chicos les pasa con la danza, ¿qué es un chico que baila? ¿Un chico que escribe? Ahora porque hemos vivido la ola esta de nuevos poetas pero si no… hace diez años…

 

Todos hemos oído y visto claramente ejemplos de hombrs que cogen la guitarra o se suben al escenario y se le acercan las mujeres. ¿Es realmente igual con las mujeres o ellas tienen que demostrar algo de por qué están ahí?

Itziar: Yo sí que me he sentido que he tenido que justificar cosas que a otro compañero mío nadie le ha planteado, por qué usa estos acordes o por qué habla de ciertas temáticas. Con las temáticas de los temas… ¡Por favor! “¿De qué hablas? ¿De amor? Otra más”. Bueno hablo de amor y de muchas cosas más. A un tío no vas a preguntarle sobre eso ¿no? Yo sí que noto que aún hay muchas diferencias. Pero es como, “Vale, están. Vamos a cambiarlo”.

ReportajeMujer_15Nadia: Vale ¿Y cómo se cambia eso?

Itziar: Pues como decíamos, normalizando. Sabes que esto es así pero tú como tía tienes que actuar como a tí te sale hacerlo y ver la naturalidad que eso tiene. Y potenciarnos entre nosotras, no mermarnos.

María: Ahí está.

Nadia: Sí pero sin exagerar, yo no soy feminista tampoco, los extremos no me gustan.

Itziar: La música es una parcela más de la vida en la que poco a poco vamos poniéndonos más en nuestro lugar. Es que claro, el feminismo ahora mismo es una pena pero ha tomado un color… El feminismo es simplemente poner a la mujer en el mismo lugar que el hombre y no debajo. A mí me chocó el otro día viendo un vídeo de Beyoncé, que de repente me puse a mirar y me sorprendió ver una banda entera de mujeres, y me hizo ilusión, porque no se ve.

Nadia: Creo que a medida de que se vayan sumando más tías se irá haciendo más normal y no acabará distinguiéndose. Yo confío en que sí.

Itziar: Espero.

 

Los Medios. Número de febrero de una revista musical. 38 páginas de contenido. Cinco pequeñas reseñas de discos protagonizados por mujeres, un reportaje principal con ocupación real de poco más de media página. ¿No hay tanto contenido generado por mujeres en la música como para que un medio de tirada nacional dedique sólo dos páginas de treinta y ocho a mujeres?

ReportajeMujer_16María: No es que no haya. En la revista podría haber tres reportajes más, uno de Itziar Baiza, otro de Nadia Álvarez y otro de Mäbu. Y sería fantástico pero ¿por qué no está? Pues porque ahora mismo quien está de moda son grupos de hombres que predominan en el rollo festivalero.

Itziar: Yo es algo que también he comentado mucho. Históricamente aunque esto suene feo, el fenómeno fan es de mujeres. Las mujeres son las que han ensalzado a los Beatles, a Elvis… Tú vas a conciertos, sea de lo que sea, y la mayoría son mujeres. Somos nosotras las que vamos a ver música en directo, las que compramos discos en la mayoría de casos.

María: O sea, ¿nosotras somos el público del espectáculo?

Itziar: Sí. ¿El fenómeno fan es femenino o no? ¿No hay más mujeres que hombres que consumen música, que van a directos, que se mueven…? Históricamente ¿eh?

María: Sí pero, el público de Alejandro Sanz ¿qué son? Mujeres sí, pero porque no hay un Alejandro Sanz femenino.

Itziar: ¡Sí que lo hay! De repente sale una Vanesa Martín y lo peta, ¡qué bien! Pero aún así es raro…

Nadia: Sí pero el público potencial que tiene Vanesa es cierto que también son chicas.

Itziar: Lo que quiero decir es que sí que hay casos en los que las mujeres siguen a mujeres, pero menos. Una Beyoncé en España sería impensable, la mataríamos.

ReportajeMujer_1María: ¡Ah! Pero entonces admites que hay un poco de lo que hablábamos antes, un poco de celos y crítica. A ver, a mí lo que creo que me pasa con este tipo de producto a lo español es que es más un producto “vende carne”. Pero es contradictorio porque yo veo a Beyoncé y me parece un espectáculo, no una “vende carne” sin más.

Itziar: También ya entraríamos en que siempre hablamos de la calidad del producto marca España, que parece que siempre nos gusta más lo que viene de fuera. Pero también me gustaría que realmente saliera un producto de tanta calidad como el de Beyoncé pero en España.

María: Pero no se puede porque en España la herencia musical que tenemos es otra. Y el tipo de espectáculo que se hace aquí no es así. El carácter español es mucho menos exigente.

Itziar: Depende de para qué. Es que culturalmente hemos mamado otras cosas. Aquí el blues habrá gente que se haya interesado pero no es nuestra raíz.

María: En la televisión por ejemplo salvo los conciertos de Radio 3 y antes Buenafuente, todos los programas que tenían música eran actuaciones en playback. Eso realmente es poca exigencia de trabajo.

Itziar: Porque la música no está considerada como un bien cultural.

María: Yo creo que las personas que manejan programación o contenidos musicales no son las indicadas.

Nadia: O que no tienen el poder o no les dan la capacidad de poder gestionar eso mejor.

María: ¿por qué es más interesante un concurso de música que un programa de música.

Itziar: Es que al final todo depende de lo que consuma la mayoría.

María: Pero lo que consume la mayoría depende de lo que le ofrecen a la mayoría.

Nadia: Y de la competencia que haya. Lo que no puedes pretender es que un programa como Buenafuente tenga audiencia si en el otro canal tienes un programa de cotilleo.

ReportajeMujer_14Itziar: ¡Pues me encantaría que fuera así! Esa gente también tiene la opción de elegir.

Nadia: Ahí sí que tendría un problema el público. Pero ahora mismo no hay opciones.

María: En el año 73 cuando mis padres cantaban, había cien programas de televisión y tocaban en directo. ¿Qué pasó? Que con los avances llegaron a la conclusión de que era mucho más fácil, en lugar de sonorizar todo, poner el playback.

Itziar: Pero es un involución.

María: Queremos hacernos las cosas más fáciles y baratas. Suelto un playback y no le pago al técnico que venía a sonorizar, ahorramos dinero y tiempo.

Nadia: Y que todo eso luego genera unos derechos. No se puede culpar al público de no consumir cultura cuando no tiene las facilidades para eso. La solución primera está en otro sitio más arriba. Dame las facilidades que la consumiré hasta hartarme.

Itziar: A mí más que dar una imagen catastrofista creo que prefiero ver que la solución está en nosotros porque el gobierno no va a venir a darte nada, y quedarte en eso… Nosotras somos así, de quiero esto y lo hago con o sin facilidades. La salvación de la música de la mujer está en la música que hacen las mujeres. El cambio está en nosotras. Uno solamente puede actuar en función de lo que puede hacer. Pero con todo.

 

Muchas cosas se nos quedan en el tintero y es que debates como este tienen mucha tela que cortar. Acabemos respondiendo a la pregunta que iniciaba todo esto, decirme nombres de mujeres que estén ahora mismo en la escena nacional y que llamen vuestra atención.

Iseo, Gastelo, Boza, Patricia Lázaro, Road Ramos, Alicia Ramos, Esther Zecco, Nur, Maryan Frutos (Kuve), Virginia Labuat, Virginia Montaño (Indigo), Ainhoa Buitrago, Nuria Graham, Helena Goch, Morgan, Ele, Penny Necklace, The Clams, Virginia Rodrigo…

 

Ahora os toca a los lectores el trabajo de campo, el investigar cada una de esas propuestas, cada una de esas que no os ofrecen a diario los medios de siempre y evitar que sigamos creando una nueva generación de “sin sombrero”. Pero sobre todo para acabar con todos esos prejuicios y esa herencia histórica social que como en tantos otros campos sólo nos perjudica a nosotros mismos. La música no debería entender de géneros, sino de sentimientos. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies